Avisar de contenido inadecuado

LOS "COLLAGES" EN EL INSTITUTO DE ARTE DE LA U.C.V. 1965

{
}
 TAGS: TAGS: TAGS: TAGS: TAGS: 
La Universidad Central de Venezuela pasó a ser mi mundo a partír del año 1963.  Gracias a conversaciones con amigos intelectuales pude entrar en la Facultad de Humanidades y Educación, en el Departamento de Idiomas Modernos.  No sabía yo todo lo que había que hacer para entrar en la U.C.V.  Pero gracias a la ayuda de Régulo, eso fue posible.
 
 Tuve ésa gran suerte. La Coordinadora de la Facultad era Trina Urbina, esposa de Orlando Araujo.   Gran amiga y con un sentido del humor y de la amistad, realmente admirables.  Todos, amigos y camaradas de Régulo.  Yo, totalmente en mi mundo de sueños y de deseos de ser una gran artista.  Sueño que parecía estar muy lejos de alcanzar con  la manera que se perfilaba mi vida.  Mis compañeras de trabajo:  Arlette Machado, hija de Gustavo Machado y Lucy La Riva, mexicana, esposa de Hernán La Riva, primo de Régulo.  Ambas, unos personajes.  Mujeres comprometidas políticamente, intelectuales, lectoras, hablaban idiomas y eran personas con una amplia cultura.
 
 Lo mío era el arte, no la política.  Siempre le he tenido aprensión a la política.  Porque?  No me interesaba, ni me interesa actualmente.   Creía que la politica era una gran mentira y lo sigo creyendo.  Era una persona  muy joven y sin una base intelectual.  Tenía que estudiar, que leer, que asistír a exposiciones, ír al teatro.  Pero el tiempo era caótico.  Con un trabajo a tiempo completo y una casa que atender  con 2 niños pequeñosy además,  pintar de noche hasta altas horas de la madrugada, no me quedaba energía para nada.  Vivía al borde.
 
 Era una vida que me colmaba. Ya me había graduado de Bachiller en Humanidades, estudiando de noche.   Me gradué en el Liceo "Alcazar": Parecía todo un callejón sin salida.  Y lo era.   
 
Estando en ése trabajo, salí embarazada de mi hijo Humberto.  Mi trabajo era muy simple:  hacer las listas de los alumnos en unas planillas especiales y estar allí para darle la nota a los estudiantes cuando vinieran a buscarlas al Depto.  El Depto. aglutinaba todas las Facultades de la Universidad y todos los Idiomas.  El trabajo era tiempo completo.  Era un verdadero fastidio.  Además de que Arlette y Lucy me consideraban una tonta, totalmente ausente de la realidad que se viviá en ése momento en el país y en la Universidad que era el hervidero de la izquierda.  Tenían razón.  Todos tenían razón:  ése mundo no me interesaba para nada.  Y Jean Catrysse me detestaba.  Porque yo no hablaba francés y además yo le caía muy mal y él a mí.  Era muy pesada su energía.
 
 Allí en ése contexto comenzé yo a fraguar mi futuro.  Mis pensamientos eran muy claros: " Yo tengo que liberarme de todo esto." " Mi vida no puede transcurrír en este aburrimiento."  "Este mundo es absurdo".  "Esta gente no piensa sino en política".  "Algún día lo lograré".  Todos eran del Partido Comunista.  Yo no.  Gracias a Dios.  Yo no.  Sólo quería hacer mis cuadros.  Y pensar cómo y cuando me iba a liberar de Jean Catrysse.  Era un pesado.  Irónico.  Hiriente.  Cínico.
 
Pero yo también hacía mis paseos por la Facultad.  En la Facultad había gente muy bella y agradable:  el Profesor Héctor Mago, Jefe del Depto. de Inglés.  La Profesora Adriana Bolívar.  La Profesora María Lucia García. La Profesora Maritza Vannini.  El Profesor Amaury De Juliis. El Dr. Miguel Acosta Saignes, Decano de la Facultad, excelente hombre y muy educado.
 
 Y había un lugar que era maravilloso:  EL INSTITUTO DE ARTE de la Facultad.  Dirigido por Santiago Magariños y con su asistente la maravillosa Yolanda Tresgauts.  El Instituto fue fundado por Gastón Diehl, escritor, crítico de arte y Agregado Cultural de la Embajada de Francia en Venezuela.  Ese Instituto me proporcionaba inmensa alegría y el Profesor Magariños era mi amigo y con él conversaba sobre Arte.  Así nació la idea de realizar mi exposición de "COLLAGES".   Yo, en las noches, pintaba mis ciudades imaginarias y realizaba mis "collages".  Fotos intervenidas con dibujos gráficos en tinta china.  Todo un mundo de mi imaginación.  En ése mundo vivía yo:   el mundo del Arte.
 
Coordinamos todo y el Instituto de Arte me costeó mi catálogo:  un bellísimo catálogo con unas palabras de Mateo Manaure.  Pintor consagrado que me admiraba como una joven artista.  Ya para ése momento había nacido mi hijo Humberto y me habían trasladado (Gracias a Dios!) al Depto. de Inglés, siendo mi Jefe el Profesor Héctor Mago, bellísima persona!  Un caballero y un hombre con una elegancia y un donaire fabulosos!
Era elegante y muy culto y caballeroso.  Daba gusto trabajar para él.
 
Mi exposición fue todo un éxito!  Yolanda Tresgauts dirigía increíblemente el Instituto.  Mucha gente vino a ver mis obras y yo estaba fascinada con la receptividad de mis trabajos.( Debo darle lAS GRACIAS A JEAN CATRYSSE SU AVERSIÓN.)    Me ayudó el Profesor Magariños un gran ser humano, sensible y amable,  me respaldó,  e hizo de mi exposición una experiencia maravillosa.  Ya para ése momento salí embarazada de mi hija Verónica.  La situación económica era crítica.  Mi sueldo muy bajo.
 
 Y Régulo tapizado de gastos con un sueldo muy bajo para todos los gastos que tenía.  El panorama no era fácil.  Pero Dios estaba allí, cuidándome y guiándome hacia mi camino que era un camino de Luz y de Exito.  Roberto Guevara vió mis trabajos y le gustaron.  Eso fue algo muy importante para mí.  Escribió algo sobre mis "collages". Tuve muchas satisfacciones en el Instituto de Arte y tengo un agradecimiento eterno por Yolanda Tresgauts y Santiago Magariños.
 
Yo,  para ayudarnos vendía las obras de Régulo, mis obras y obras de otros artistas. .  Las vendía a los Profesores de la Facultad de Humanidades, al Dr. Jesús María Bianco y a mis amigas del Rectorado. Mery Anzola  y Clementina Gambús,  donde  todos me querían y me valoraban como una joven artista.  Y valoraban muchísimo el trabajo de Régulo que ya era un artista con un gran prestigio, que se había ganado numerosos premios y que era ya Premio Nacional de Dibujo 1960,  Y me pedían obras de Mateo Manaure, de Guevara Moreno, de Alirio Palacios, de Mario Abreu y otros,  Yo era excelente vendedora de Arte.  Sabía lo que hacía.  Sabía vender y además me fascinaba negociar los  trabajos.  Los vendía por partes.  Era una gran ayuda para mi economía.
 
Tuvímos que mudarnos a San Antonio de los Altos, a la casa del Arquitecto Juan Pedro Posani, amigo de Régulo y que nos facilitó el mudarnos con una renta baja.  Una casa bellísima en Potrerito.  Así conocí a Clarita Posani. y a Juan Pedro Posani, unos  seres maravillosos.  Un gran arquitecto.  Clarita, una mujer de pelo en pecho.  Una mujer valiente y arriesgada.  Unos amigos valiosos y solidarios.      Tenían dos niños preciosos.  Y Humberto ya tenía dos años de edad.  Los contínuos viajes de Caracas a San Antonio me agobiaban y me hacian un ser muy infelíz. Los viajes eran agotadores, teniendo un niño de 2 años.   Una vida muy complicada.  Y la economía, caótica. Mi mente estaba fraguando lentamente una salida a tantos problemas.
 
Coninuará...... TAGS:Diario El Nacional 1965 TAGS:Diario La Esfera octubre 1965,pinturas y dibujos TAGS:Clausura    
{
}
{
}

Comentarios LOS "COLLAGES" EN EL INSTITUTO DE ARTE DE LA U.C.V. 1965

Bueno me parece interesante lo contado, cosas que no sabia, solo que habia oido que estabas con Regulo..pienso que vi tu exposición en Instituto de Arte...porque andaba por esos lados...
Tito Tito 29/04/2012 a las 16:40

Deja tu comentario LOS "COLLAGES" EN EL INSTITUTO DE ARTE DE LA U.C.V. 1965

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre